Agua de manantial, matalahúga, alcohol de primera calidad, leña de encina y antiguas calderas de cobre hacen posible este aguardiente seco, limpio, de sabor ligero e intenso y de un bouget inigualable.